Noticias Destacadas SPV Sevilla


23 de abril de 2017

Sin espaldas que guardar

La recolocación de los últimos 109 escoltas privados que quedaban en el País Vasco pone fin a una categoría profesional que se hizo tristemente familiar en las calles del país

Fueron legión y vivieron con la sensación agridulce de desear que desapareciera el motivo de su trabajo. Ahora que ha ocurrido, los escoltas privados hacen lo que pueden para reciclarse profesionalmente, con desigual fortuna. Las promesas que recibieron en su día no se han cumplido, sus antiguos protegidos vuelven la cabeza cuando se cruzan con ellos y su currículum laboral muchas veces es más una carga que una ayuda para buscar trabajo. Se sienten «olvidados».

Ese olvido comenzó a fraguarse el 5 de septiembre de 2010, día en que ETA anunció el alto el fuego que este fin de semana desembocará en el comienzo del desarme de la organización terrorista. La tregua trajo consigo una reducción paulatina de los servicios de protección a políticos, cargos públicos y empresarios, que se habían multiplicado desde el asesinato del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco, en 1997. En 2009 llegó a haber 2.600 escoltas privados en activo en la Comunidad Autónoma Vasca y otros 1.400 en Navarra, que daban protección a 1.500 personas. Ahora ya no queda ninguno.

El anuncio de ETA marcó el comienzo de un proceso que ha llevado a cerca de 4.000 escoltas privados a perder su empleo y a buscar una salida profesional para eludir la condena del paro. Después de años jugándose la vida para salvar las vidas de otros, se vieron en la calle con un certificado que acreditaba sus servicios prestados y unas cuantas promesas que a menudo no llegaron a cumplirse.

El Congreso de los Diputados estudió diferentes iniciativas para recolocar a los escoltas en puestos relacionados con la vigilancia en penitenciarías o con la protección de mujeres víctimas de violencia de género, pero todo quedó en buenas intenciones. «El Gobierno nos prometió que nos daría una salida en la seguridad de prisiones, decía que íbamos a tener un trato especial por lo que habíamos hecho, pero no cumplió su promesa», recuerda Juan Luis, que fue la sombra de altos cargos en el País Vasco durante 17 años, hasta que en 2015 se quedó sin nadie a quien proteger. «Yo he tenido suerte porque tengo 40 años y me he podido colocar en Vizcaya en una empresa de transportes blindados, pero los que tienen más de 50 años no encuentran trabajo de ningún tipo», añade.

«Podríamos contar secretos, pero no lo hacemos» «El problema es que al final no nos quiere nadie. Muchos de nuestros antiguos protegidos se dan la vuelta cuando nos ven», asegura un escolta privado que, como todos sus compañeros, firmó un contrato de confidencialidad cuando comenzó a trabajar. Durante años han sido la sombra del poder y eso proporciona abundante información. «Sabemos muchos secretos», insiste un guardaespaldas, que deja caer algunos de ellos como ejemplo. «Diputados que consumen droga, mala praxis de concejales y altos cargos o reuniones que nadie imaginaría nunca», lanza. «Podríamos hablar, pero no lo hacemos», sostienen. Y no lo hacen a pesar de considerar que el trato que han recibido por parte de sus protegidos «no siempre ha sido digno». «Cuando mataron a Miguel Ángel Blanco todos obedecían a sus escoltas sin rechistar, pero poco a poco fueron perdiendo el miedo y hubo gente que comenzó a tratarles como si fueran criados. Algunos aprovechaban para mandarlos a hacer la compra», afirma el experto en seguridad César Charro. «Los escoltas saben que han ganado, que han contribuido a la derrota de ETA, han cuidado de los hijos de los políticos, conocen sus intimidades y ahora los echan a la calle», lamenta.

El auge de las guardaespaldas femeninas: por qué la élite prefiere a las mujeres

Cuando el estereotipo peliculero del armario empotrado, el pinganillo y las gafas de sol llama demasiado la atención, los millonarios optan por el sexo femenino

Lo más probable es que cuando te imagines a un guardaespaldas pienses en un tipo duro con la fría mirada de Clint Eastwood y los bíceps contundentes de Vin Diesel. Alguien con pelo en pecho que aplaste cráneos con sus manos y rezume masculinidad por todos sus poros. No podrías estar más equivocado: los tiempos cambian. Cada vez más mujeres -incluso las de tamaño medio- son contratadas como guardaespaldas de la élite. ¿La razón? Cumplir el estereotipo peliculero del armario empotrado, el pinganillo y las gafas de sol llama demasiado la atención. Por eso, clientes tan renombrados como David Cameron, Tony Blair, el príncipe Guillermo o la familia real saudí ya han contratado estos servicios: son armas secretas de apariencia inofensiva.

Lo que la mujer aporta (y lo que demandan cada vez más clientes) es nuestra habilidad para pasar desapercibidas “Nueve de cada diez personas para las que trabajo quieren a una persona discreta”, explica Lisa Baldwin, una 'oficial de protección personal' (PPO, según sus siglas en inglés), a The Times. “Estrellas como Madonna o Britney Spears no quieren una seguridad obvia. Los más grandes suelen llamar la atención, estresan a nuestros clientes ylos ponen en peligro”, asegura. “La mayoría de los guardaespaldas, ya sean masculinos o femeninos, tienen las mismas habilidades. Sin embargo, lo que la mujer aporta -y lo que demandan cada vez más clientes- es la habilidad para pasar desapercibidas. Por ejemplo, si estás trabajando con niños, una mujer puede llevarles al parque o recogerlos en la escuela sin que levante sospechas. Los hombres, por muy fantásticos que sean, siempre destacan”, asegura Laura Webb, directora de la agencia Global Protection, especializada en protección femenina. “Podemos ir a un restaurante o ir de compras con el cliente y aparentar que pertenecemos a ese sitio. Somos más discretas”, añade.

Es el caso de Baldwin, ella intenta que la gente crea que es una amiga más de su cliente o, si va con sus hijos, su niñera. Lo de contratar a un canguro superduro ya no se lleva: “Al ver a un tipo tan voluminoso, la gente pensará: '¿Quiénes son estos niños que necesitan guardaespaldas?'”. Asimismo, asegura que el músculo no lo es todo: “Me gustaría ver a esos cachas corriendo. Están bien si se limitan a mantener a los fans lejos, pero al lidiar con amenazas de secuestro... tendrían que estar preparados para salir corriendo de inmediato".

Las mujeres guardaespaldas pueden trabajar durante todo el año, mientras que los hombres sufren por encontrar trabajo “Recuerdo mi primera entrevista de trabajo, cuando tenía 20 años. El otro candidato se parecía a un Action Man, todo músculo y con la cabeza afeitada. Al final, fui yo quien lo conseguió. Ellos se interesaron por mis habilidades de conducción y con las armas de fuego. No es que quisieran que llevara armas sobre el terreno, pero sí que hubiese tenido un entrenamiento previo”, relata la guardaespaldas.

Desde que Baldwin se convirtió en una PPO hace 13 años, el número de mujeres en la industria se ha disparado. En particular, afirma, lasfamilias musulmanas son las que más demandan sus servicios, pues no quieren que sus mujeres tengan una relación estrecha con otro hombre. “Y luego está el tema de los baños. Si eres hombre y tu cliente es mujer, entonces tenemos un problema”. Sin embargo, todavía hay pocas mujeres guardaespaldas para la alta demanda que tienen. Así lo afirma Neil Davis, un ex oficial del ejército británico que dirige una compañía de seguridad llamada Horizon. “Hoy en día, las mujeres guardaespaldas pueden trabajar durante todo el año sin problema, mientras que los hombres sufren por encontrar trabajo, sobre todo porque ha habido una afluencia reciente de Europa oriental. Tal es la demanda de mujeres que se les paga bastante más que a los hombres en este momento”.

Aunque la demanda sea mucha, los requisitos son difíciles de cumplir. Davis asegura que no solo tienen que estar entrenadas, sino que por lo general tienen que hablar con fluidez uno o dos idiomas extranjeros y estar cualificadas en algún deporte como el buceo o el ski. “Si tuviese que formar un equipo de seguridad de ocho personas, al menos dos o tres deberían ser mujeres. Cuando incluyes al género femenino, la dinámica cambia para mejor”, afirma. Para demostrar su punto de vista, Davis pone el siguiente ejemplo: “Si la situación se pone tensa en un bar y un guardaespaldas masculino interviene, las cosas pueden empeorar facilmente. Si la que lo hace es una mujer, las posibilidades de agresión se reducen. Una mujer PPO tiende a ser mejor para la resolución de conflictos”.

Un negocio boyante en China Desde que legalizaron las empresas de seguridad privada en 2010, los nuevos millonarios de la floreciente élite china buscan protección. En respuesta a la creciente demanda, muchas jóvenes que acaban de terminar la universidad se van directas a alguna de las más de 3.000 agencias que ofrecen entrenamiento. Al no poder portar armas -prohibidas por la ley china- han de convertirse en expertas en kung fu y técnicas de defensa. Las motivan los salarios altos y estabilidad que proporciona. Es el caso de Xie Xingjiang que, a sus 19 años, dejó sus estudios de contaduría por los puñetazos. “Cuando era pequeña me gustaban muchísimo las películas de acción”, dice a la BBC. “Quería ser como ellos”. “Tener una guardaespaldas mujer es como ir acompañada por una hermana”, explica Wen Cui, fundadora de una exitosa compañía de seguridad personal en Shenzhen. “Ellas te cuidan”, agrega.

MELILLA: Cs pide reservar el 20% de plazas de Policía Local, Bomberos y seguridad privada a militares de más de 45 años

Resultado de imagen de en el punto de mira SPVCiudadanos (Cs) Melilla ha registrado en la Asamblea una propuesta para suscribir un convenio de colaboración entre la Ciudad Autónoma de Melilla y el Ministerio de Defensa que garantice la reincorporación de soldados de tropa y marinería mayores de 45 años una vez finalicen sus contratos como militares profesionales, y pide que se reserve el 20 por ciento de las plazas que se convoquen de Policía Local, Bomberos y Seguridad Privada a estos soldados que tendrán que dejar el Ejército una vez cumplida esa edad.

Tras una reunión mantenida con el presidente y varios miembros de la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), el partido de la oposición en la Ciudad ha asegurado que ha comenzado ya a trabajar "para que toda esa experiencia adquirida durante años en las Fuerzas Armadas no se pierda al aplicarse la cláusula de extinción de contratos que afectará a unos 570 soldados en los próximos nueve años". La formación que lidera en Melilla Eduardo de Castro ha explicado que el grupo de militares en riesgo comprende a todos aquellos profesionales que no posean la condición de militar de carrera. "La expiración supondrá el derecho de hasta dos años de paro y una asignación anual de 7.200 euros hasta la jubilación, una cuestión que es solo la punta del iceberg, ya que la cifra de militares que abandonarán el ejército aumentará exponencialmente a partir de 2027", ha advertido.

Cs ha destallado que para poder optar a una plaza de militar de carrera y garantizar el empleo hasta la jubilación, es necesario que se convoque previamente una oposición. "Sin embargo, el número de plazas ofertado siempre ha sido limitado, y una parte importante de tropa y marinería se verá afectada previsiblemente con la aplicación de dicha cláusula", ha lamentado. Por ello, Cs Melilla ha dicho que comparte la necesidad de reorientar laboralmente a todos los militares que regresen a la vida civil, y considera "una oportunidad el grado de experiencia adquirida en sus años como soldados, difícilmente alcanzable por otras colectividades". En este sentido, ha apuntado que la actualización y el entrenamiento continuos pueden aportar valores diferenciales muy positivos en su vuelta al mundo laboral, "pero es necesario que la Administración colabore en la transición hacia el mercado de empleo civil", ha reclamado.

Desde la agrupación creen que su experiencia de trabajo en grupo, "su concepto de liderazgo y sus valores de lealtad y disciplina" suponen una oportunidad en destinos como la Policía Local o el cuerpo de Bomberos. Por ello, Cs Melilla ha propuesto que el Gobierno local inicie conversaciones con el Ministerio de Defensa para garantizar un trasvase progresivo que afecte al menor número de militares posible. "Creemos necesario poner en marcha medidas de reinserción como ya están haciendo en otras comunidades, reservando el 20 por ciento de las plazas en las futuras convocatorias de ingreso a la Policía Local y el Cuerpo de Bomberos, así como la creación de nuevos convenios con las empresas de seguridad privada, que podrán beneficiarse de la experiencia laboral de todos estos profesionales", ha concluido.

22 de abril de 2017

LUGO: Condenan a la empresa Eulen por despedir a dos vigilantes de seguridad del Pazo de Tor


Un juzgado de lo social de Lugo acaba de declarar improcedente el despido de un vigilante del pazo de Tor por parte de la empresa de seguridad Eulen.

Ahora tendrá que indemnizarlo o readmitirlo y será el propio trabajador el que decida con cuál de estas dos opciones se queda, porque cuando fue despedido era delegado sindical. La empresa condenada se hizo cargo de la seguridad del pazo de Tor por encargo de la Diputación en sustitución de la monfortina Alcor. Los dos vigilantes de seguridad que prestaban servicio en esas instalaciones formaban parte de la plantilla de Alcor y reclamaban que Eulen los mantuviese en sus puestos. Tanto ellos como Alcor interpretaban que la empresa nueva estaba obligada a hacerlo por el principio de subrogación, que compromete a las concesionarias de servicios públicos a quedarse con el personal con el que se encuentren cuando ganan el contrato para gestionar una nueva concesión.

Pero Eulen se negó, con el argumento de que en ese caso no estaba legalmente obligada a subrogarlos, y los despidió. Los dos afectados demandaron tanto a Eulen como a Alcor y ahora el juzgado de lo social número tres de Lugo acaba de fallar a favor de uno de ellos. El afectado era en Alcor delegado de un sindicato denominado Central Sindical Obrera Independiente, que tiene el 30% de la representación laboral en esa empresa. Un portavoz de ese sindicato denunciaba ayer el silencio de la Diputación ante el despido de estos dos trabajadores por parte de Eulen, en contraste con la beligerancia de esta institución contra Alcor cuando la empresa monfortina rebajó los sueldos de su plantilla por debajo del convenio general del sector.

Revista Seguritecnia Nª 441 (Abril 2017)



21 de abril de 2017

CÁDIZ: Vigilantes en defensa de los derechos de los trabajadores de la seguridad privada




¡¡¡Empresas piratas fuera de la seguridad privada!!!


Convocados por los sindicatos UGT, SPV y CC.OO en el día de ayer 20 de Abril se concentraron ante las puertas de la Subdelegación de Defensa de Cádiz, trabajadores y representantes sinndicales del sector de la seguridad privada, por el incumplimiento del abono de salarios a los vigilantes de seguridad dependientes de este organismo, y en contra de las empresas piratas que se están haciendo con una importante cuota de mercado a base de no respetar los derechos laborales y económicas más elementales recogidos en el convenio colectivo estatal para empresas de seguridad privada

No hay texto alternativo automático disponible.




Castilla la Mancha avisa a la adjudicataria de seguridad privada "si se le baja el sueldo a vigilantes, no hay contrato"


Si bajan sueldos, no hay contrato

El consejero de Hacienda asegura que «en el primer momento» en que los vigilantes de seguridad privada de la Junta sufran una merma de salarios con la nueva adjudicataria del servicio «instaremos la resolución del contrato».

Juan Alfonso Ruiz Molina ha defendido que la Junta sacó a concurso este servicio teniendo en cuenta los costes salariales según el convenio sectorial de la seguridad privada, que es el que reclaman estos empleados frente al convenio de la adjudicataria, que supondría una rebaja de sueldos. El consejero ha achacado este conflicto a la reforma laboral del PP, que da prioridad al convenio de empresa.

La Junta de Castilla La Mancha hace piña con sus vigilantes de seguridad tras las protestas

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha advertido de que "en el primer minuto" en que considere que la empresa adjudicataria del servicio de vigilancia y de seguridad de los edificios de la administración regional en Toledo, Cuenca y Ciudad Real "no cumple con el convenio sectorial" y los trabajadores vean "merma en sus condiciones laborales", instarán a la resolución del contrato.


"Lo que afirmo con toda rotundidad es que desde el primer momento que constatemos que los trabajadores tienen alguna merma en sus retribuciones o condiciones laborales, instaremos a la resolución del contrato, porque éste se sacó a licitación por el importe para que a los trabajadores les fuera abonadas las retribuciones del convenio sectorial y no el de empresa", ha destacado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina.

Así ha respondido el titular de Hacienda a preguntas de los medios en una rueda de prensa este jueves, día en el que estos trabajadores se han movilizado para "defender sus puestos de trabajo y sus condiciones laborales" frente al Palacio de Fuensalida y las Cortes regionales, donde han criticado que esta Consejería "haya incumplido su compromiso" y los ha puesto "a los pies de los caballos". Asimismo, los trabajadores denuncian que la Junta ha entregado la contrata a una empresa con un convenio colectivo propio "muy por debajo del estatal del sector, sin incluir en el contrato la cláusula acordada para garantizar que la empresa, Sinergias Seguridad, mantiene los empleos, salarios y jornadas vigentes hasta ahora".

"Acorde a la legalidad" En este sentido, el titular de Hacienda ha afirmado que la Junta ha actuado "acorde a la legalidad vigente en materia de contratación, pensando que la empresa adjudicataria va a aplicar el convenio sectorial de seguridad", y ha añadido que "parece ser que la empresa, si quisiera aplicar el convenio de empresa que tiene aprobado, y que está recurrido en los tribunales, no lo puede aprobar".

"El que exista la posibilidad de que las empresas apliquen su convenio de empresa y no el convenio sectorial es consecuencia de la reforma laboral que aprobó el PP. En este caso han sido varias administraciones las que han adjudicado a la misma empresa subcontratas de seguridad como en el Ayuntamiento de Madrid o en el de Barcelona", ha manifestado el  consejero. 

FUENTE: /www.eldigitalcastillalamancha.es AQUÍ

Cospedal subcontrata la seguridad de cientos de edificios del Ejército

Dará 19 millones de euros a una empresa de vigilancia privada para proteger bases y cuarteles. Sustituirá a la firma de un empresario indultado y adjudicatario de varios contratos del Ministerio en los últimos años.

El BOE de este jueves recoge la formalización del acuerdo marco de servicios de seguridad para el Ministerio de Defensa. El contrato, que incluye la vigilancia en el interior de bases, acuartelamientos y otras propiedades del organismo, ha sido adjudicado a Marsegur Seguridad Privada. Aunque el coste final dependerá del trabajo realizado en cada centro, que podrán contratar a la empresa bajo este acuerdo marco sin necesidad de dar publicidad a esos acuerdos, el presupuesto anual estimado es de casi 19 millones de euros.El expediente no incluye el acta de adjudicación, que podría dar pistas sobre la valoración de cada una de las propuestas

La empresa adjudicataria tomará el relevo a Seguridad Integral Canaria, la firma de Miguel Ángel Ramírez, indultado por el Gobierno y adjudicatario de varios contratos del Ministerio en los últimos años. De hecho, los 575 empleados que hasta ahora prestaban este servicios bajo Seguridad Integral Canaria pasarán a trabajar para Marsegur. Las dos firmas tienen más cosas en común. Ambas están en Las Palmas de Gran Canaria. Y, como adelantó Voz Populi, pertenecen a una misma asociación. Marsegur contestó entonces que "no es ni ha sido en ningún momento una filial encubierta de la mercantil Seguridad Integral Canaria SA".

El acuerdo marco incluye entre los lugares en los que se efectuará esta vigilancia 188 centros dependientes del Ministerio de Defensa, como bases, cuarteles, sedes regionales, edificios históricos y museos. Al concurso se presentaron siete empresas, y se valoraba de igual medida la propuesta económica (50%, precio por hora o día de servicio) que la técnica (50%, formación de los vigilantes, sistemas de geolocalización...). El expediente de contratación no incluye el acta de adjudicación -que podría dar pistas sobre la valoración de cada una de ellas- y lo único que se ha hecho público es que la de Marsegur era "la oferta económicamente más ventajosa", una coletilla habitual en contratación pública.

FUENTE: www.publico.es AQUÍ

Defensa adjudica los servicios de seguridad a una empresa denunciada por imponer “precarias” condiciones laborales

El Ministerio de Defensa ha adjudicado por casi 19 millones de euros los servicios de seguridad a la empresa Marsegur Seguridad Privada, denunciada ante el Ministerio de Trabajo por el sindicato FTSP-USO por imponer "precarias" condiciones laborales a sus empleados.

La adjudicación aparece publicada este jueves en el Boletín Oficial del Estado (BOE) tras la decisión de la Junta de Contratación del Ministerio de Defensa. Se trata de los servicios de seguridad, de vigilantes con y sin armas, para el Departamento dirigido por María Dolores de Cospedal y sus Organismos Autónomos. El asunto ha llegado al Congreso de los Diputados de mano de PSOE y Unidos Podemos, que registraron sendas preguntas escritas al Gobierno manifestando su preocupación por las condiciones laborales impuestas por la empresa en un nuevo convenio colectivo. En su respuesta, recogida por Europa Press, el Ejecutivo explicó que Marsegur había sido la adjudicataria del servicio de seguridad del Ministerio de Defensa por haber presentado la oferta económicamente más ventajosa.

Según sostiene, la empresa no tiene ninguna prohibición para contratar y cumple todos los requisitos de aptitud exigidos y recuerda que, según la ley de contratos del sector público, “no resulta posible excluir del procedimiento de licitación a ninguna empresa si no concurre causa legal para ello”. Además, señala que el pliego de adjudicación exige “el cumplimiento de las obligaciones laborales y con la Seguridad Social, tributarias y de cumplimiento de las normas de prevención de riesgos laborales y de coordinación de actividades empresariales, por parte del contratista, en relación con el personal que presta los servicios”. El PSOE y Unidos Podemos denuncian en sus preguntas parlamentarias que Marsegur, al contar con convenio colectivo propio, “pretende no aplicar” el convenio colectivo estatal del personal de seguridad, imponiendo a sus trabajadores una reducción salarial media del 45 por ciento, según apunta la diputada socialista Miriam Alconchel.

A este respecto, el Gobierno anuncia que la Junta de Contratación del Ministerio de Defensa ha elevado consultas, tanto a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia como a su propia asesoría jurídica, sobre la posibilidad de incluir como criterio de valoración de ofertas para futuros contratos el compromiso de la empresa licitadora de que aplicará las condiciones establecidas en el convenio colectivo estatal, si son más favorables. Unidos Podemos ahonda en la denuncia de la “vulneración sistemática de derechos laborales” de la empresa, a la que se refiere como “low cost” y pone ejemplos denunciados por la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada (FTSP-USO) al Ministerio de Trabajo.